Artículos de Interés

07

La bioética y el desarrollo profesional



Parece extraño hablar de medicina y ética por separado; sin embargo, habiendo crecido tanto el ámbito de la salud privada, la USMP considera oportuno y necesario brindar dentro del programa virtual de la Maestría en Medicina, un curso sobre “Ética”.

Dentro del ámbito de la salud es común hablar del término “bioética” que, a fines prácticos, engloba la actitud de reflexión frente a los hechos concretos, los principios y reglas inculcadas en el aprendizaje de la medicina. Durante la relación con un paciente, el profesional debe disipar cualquier circunstancia que afecte a la resolución del diagnóstico médico; se debe en primera instancia bregar por la salud de la persona enferma.

Existen tres principios generales que sirven de referencia general:

Beneficencia: este atributo está fundamentado en el deber que guía al proceder de la medicina; esta última debe prevenir, aliviar o sanar las afecciones del prójimo, por encima de los intereses particulares. Se inscribe sobre este principio, la absoluta responsabilidad de no cometer conscientemente daño alguno a las personas.

Este tópico genera numerosos debates, ya que en primer lugar los médicos, trabajan y perciben un sueldo por sus servicios prestados; es decir que hay un límite muy difuso, entre lo que sería vocación y una actividad motivada por el dinero.

Principio de No Maleficencia: quizás este sea le principio más antiguo del arte medicinal. A raíz de su antigua existencia, la frase más descriptiva sobre las funciones que cumple, es la enunciada por el latín “primum non nocere” que significa “no hacer daño al paciente”.

Todo médico que realiza el juramento hipocrático promete “En cuanto pueda y sepa, usaré las reglas dietéticas en provecho de los enfermos y apartaré de ellos todo daño e injusticia”; “Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo (…)”; “En cualquier casa que entre, lo haré para bien de los enfermos, apartándome de toda injusticia voluntaria y de toda corrupción (…)”.

Principio de Autonomía: se refiere principalmente al libre ejercicio medicinal por parte del profesional. Aquí toma participación la instrucción académica, que avala la toma de decisiones frente a los diversos casos.

Este punto también ha abierto diversos debates, ya que cada médico tiene una visión personal de los métodos de prevención, curación y rehabilitación, lo cual no siempre opera de una manera genérica.

Principio de Justicia: teniendo en cuenta la definición sobre justicia, trabajada principalmente por filósofos, la idea de que las acciones deben inscribirse sobre un orden que no afecte a la sociedad a la que cada individuo pertenece, parece ser algo que no siempre encuadra en las practicas medicinales.

Debates como estos entran en el programa del posgrado virtual que ofrece la USMP, la idea de construir un espacio de crecimiento estructural en el ámbito de la salud, se convierte en una perspectiva de desarrollo nacional.

Publicado en: Maestría en Medicina

Ap Contact Form